Follow by Email

martes, 9 de agosto de 2011

Dia 14: Etapa final

Hoy me levanto algo mas nervioso y pienso, es mi último día. Dualidad en las sensaciones, alegría y tristeza. Ambos por la misma razón, hoy es la última etapa.
Empezamos con el frío gallego en esta época al que no estoy ni acostumbrado ni preparado. Como siempre algunas dudas al salir de Laxe. Pero pronto cojo el camino.
El trayecto es como los últimos días, rompepiernas, bonito, muchas naturaleza y paisajes, a diferencia de otros días a penas hay tramos pedregosa, así que no tengo que bajar de la bici.
Poco a poco voy pasando kilómetros y me entra mas ganas de llegar, empieza el cansancio y ya no tengo penas por acabar, lo que quiero es llegar.
Por sorpresa para mi, hoy no surgen incidentes, ni mecánicos, ni físicos ni de ningún tipo. Carallo!! Qué voy a llegar!
En unos de las continuas subidas en la que voy con la cabeza agachada y resoplando, me encuentro con una bajada empredada y pienso, joder! Ya estamos con las puñeteras piedras, pero esta era especial.
Ya se ve la Catedral de Santiago a lo lejos. Ya llego, ya llego!!
Y un jamón! Todavía queda unas cuestas del copón.
Resoplando llego a las calles céntricas llenas de gente, así que me bajo de la bici y llego a la Plaza del obradorio.
Listo se acabo!!
Al hotel, que resulta que tenia un buffet que me ha venido de miedo.
Luego siesta, soltar la bici para que me la envíen a Sevilla, coger la compostela y darle un abrazo al Santiago, bueno en lugar de abrazarlo lo iba a ahogar!!
Ahora toca agradecer el animo que me ha llegado de todos y me han ayudado a llegar.
Hasta la siguiente aventura desde un plaza al lado de la catedral con un gran cerveza fresquita!!!!

lunes, 8 de agosto de 2011

Dia 13: Más de lo mismo

Hoy me ha costado levantarme. Normalmente los peregrinos se levantan sobre las 6, pero yo, hoy, no me he enterado y ha sido mi despertador quien, media hora después me avisa para que me ponga en marcha. Lo paro y me doy otros diez minutos.
Ya en camino, pasa lo de siempre en las ciudades mas grandes, al no estar suficientemente senalizado empiezan las dudas y las perdidas. Pero ahora, hay mas peregrinos por lo que se puede seguir mejor el rastro. Tanto es así que sigo a los peregrinos a pie que me lleva a un camino que no era el que tenia pensado.
Este es un poco mas corto pero tiene mas subidas y bajadas.
De hecho a los pocos kilómetros nos encontramos un gran 'pared', kilómetro y poco de continua ascensión que hace que mis piernas quieran explotar.
Luego el camino comienza un sube y baja, con tendencia a subir que no va a parar.
Recordad que Ourense está a unos 100 m sobre el nivel del mar y hoy toco cimas de mas de 800 m.
Todo va bien, el camino alterna asfalto, pistas de tierra y camino de piedras.
El entorno es bonito, sobre todo cuando discurre por el bosque.
En uno de los descenso por camino de piedras, aunque por experiencia lo hago despacio (recordad las averías) me doy cuenta que he perdido el saco de dormir.
Por un momento me planteo dar la vuelta, pero al final sigo. A saber cuando lo he perdido, y el camino no esta para subirlo.
Al llegar al final de la bajada, paro para apretar el sillín que con los traqueteos se ha soltado y además espero a un par de peregrinos que los había pasado en el descenso por si habían visto el saco. Pero, negativo, así que me voy al bar a reponer fuerzas.
Sorpresa mayúscula cuando una pareja de peregrinos a los que pase hace tiempo, aparece con mi saco. Como recompensa le invito a desayunar. Pienso, por fin la fortuna se alía conmigo, además la piernas cada vez están mejor.
Le pregunto a la camarera si el camino esta bien y me dice que si. Así que me olvido de la carretera y sigo por el camino.
El camino sigue con su sube y baja pero cada vez aparecen mas piedras. En una de estas, se me suelta la rueda y se bloquea el freno de atrás. La hemos liado!! A que no llego a santiago!! Qué estoy a menos de 70 km!!
Me pongo en plan mecanico, desmonto el freno y logro ponerlo bien, pero... no frena.
Estos frenos nuevos!!! Parece que se ha salido el liquido de frenos!! Continuo sin frenos de atrás al siguiente pueblo (2 casas y media) y hago la pregunta que ya sabia la respuesta: hay taller de bici? Nada, así que me manda a un pueblo a 6 km. Eso si, esta vez por carretera. Llego a Cea, famoso por su pan y tampoco hay taller, así que preguntando un hombre me deja aceite de coche para probar sin funciona en mis frenos. Solución equivocada.
La alternativa, ir a Lalin, a 30 km, por la nacional, además es parte de camino.
Pues manos a la obra, solo con el freno delantero, a que os suena esto, voy por la carretera. Pero esta vez la carretera tiene bastante pendiente y apenas uso el freno.
Ya en el taller, me recargan el liquido de frenos y continuo hasta mi destino que estaba cerquita, Laxe.
Hoy que parecía un etapa corta (55 km) con visita a un monasterio, se ha convertido en un etapa larga (73 Km) y sin nada cultural.
Un día me queda!!! Eso espero

domingo, 7 de agosto de 2011

Dia 12: Un día normal

Ayer, después de comerme un caldo gallego, un cabrito asado y arroz con leche, me di un vuelta por A Gudiña.
Pueblo pequeño, pero estaba de fiestas. Así que vi a gente con vestidos tradicionales tocando la gaita.
Luego tocaba sesión de rehabilitación, automasajes, hielos, cremas, etc.
Esta mañana tenia una rueda pinchada de nuevo, así que le puso el liquido antipinchazos esperando que me durase. No tenia ganas de cambiar la camara.
Empieza un terreno de sube y baja, algo rompepiernas y un frío del carajo.
La carretera empieza a empinarse y con el amanecer se empiezan a ver unas vistas impresionantes. Voy por una carretera de montaña, y a los lados se ven los valles.
Intento disfrutar de las vistas, pero noto que a mis piernas le faltan fuerzas. Asi que antes de la gran subida de hoy paro para tomar algo.
Me comenta, la amable camarera, que es mejor que suba por la carretera que, aunque es mas larga es mejor. En el camino hay que subir por un cortafuego, con una pendiente increíble, muchas piedras y arena.
La subida se hace eterna, unos 45 minutos subiendo, y empiezan a molestarme las dos piernas. Aun así corono y me paro a estirar. Me alegro, las piernas funcionan mejor que otros días aunque no tenga fuerzas.
Ahora, con un tercio de etapa listo, queda llegar a Ourense en un continuo sube y baja con tendencia a bajar.
La mayoría del camino es por camino asfaltado o carretera, así que los descensos se hacen de maravilla.
Sin ningún sobre salto mayor, me calzo los 93 km de la etapa.
Llego a las 5, ducha, colada y visita turistica. Hoy como en un burger king que me apetece.
Ultima hora, masaje, relax y hasta mañana

sábado, 6 de agosto de 2011

Dia 11: Como no, la lluvia

Ayer, aproveche para darme un vuelta por el pueblo. Muy bonito y recomendable!! Mientras hacia turismo me encontré a mis últimos compis de bici, ale y jose mari, los dos sevillanos que me dejaron los parches ayer por la mañana. Así que nos tomamos algo y charlamos sobre la etapa. Muy buena gente!!
Luego cena y charla con los peregrinos del albergue. Eramos seis.
Madrugon habitual, preparación y, al mirar al cielo, nubes.
Tanto la guía, como todo el que preguntaba me recomendaban que si había mal tiempo, cogiera la carretera. Y así hice.
Poco a poco, voy pasando a los peregrinos a pie de mi albergue que salieron antes.
Hoy toca subir dos puertos de montaña a mas de 1000 m, pero la etapa es corta, unos 50 km. Además por la carretera se hace menos dura.
Pues empieza a llover, y al rato empieza a empinarse la carretera. A los pocos kilómetro de subida del primer puerto escucho mi nombre y veo subir a los bicigrinos sevillanos. Parecían andy shleck y contador. Se paran para que me ponga a rueda. Aguanto un par de kilómetros, pero me faltan piernas y no quiero forzar, así que le veo irse poco a poco.
Una vez culminado el puerto, y tras pasar por un túnel, comienza la bajada. Antes paro y desayuno. Como he visto, mil vez en el tour, pido un periódico y me lo pongo en el pecho. Qué frío!! Durante el descenso voy tiritando, menos mal que llevo el periódico. Pienso en los descensos del tour, esos deben ser increíbles.
El terreno se vuelve a equilibrar, y aparece la niebla. La lluvia continua, así que se duplica el peligro.
Un puerto mas y entro en galicia, que bienvenida me esta dando.
Se repite lo anterior, subo como una tortuga y bajo con algo de frío.
Al final llego a mi destino, A guidiña, temprano, a las 12:30.
Toca ducha y comida caliente...

viernes, 5 de agosto de 2011

Dia 10: Hasta el rabo todo es toro

Lo que mal empieza... Esta mañana me he encontrado la bici pinchada, asi que otra vez liado con la mecánica. Cuando estoy en plena faena, sale del hostal donde me aloje ayer, los dos sevillanos que me encontré ayer comiendo. Ayer nos los vi, y me dijeron que se habían tirado por la carretera. Yo como soy un cabezón me tiro por los caminos, y así me va.
Como era mi ultima camara, me dejan dos parches para el camino, me despidod ellos por que se van a ir por la carretera.
Me veo muy bien, y apesar de la perdida al salir del pueblo voy a ritmo lento y admirando el paisaje, el amanecer y el olor a campo, no fuerzo.
La etapa es muy bonita, arroyos, rios, bosques. Siempre hay repechos pero me veo bien.
Empiezan los pueblecitos pequenos con muchas piedras, iglesias en ruinas. Como la ruta esa agradable y los pueblos están cercanos se hace llevadero.
Cuando parece que va ha ser una de las mejores etapas aparece uno de los problemas, el cuadriceps.
Como iba tan bien no me he ido poniendo hielo y por eso habra dado la lata, estoy a 25 km de Puebla de Sanabria, mi objetivo de hoy.
Descanso un poco, y voy andando por el camino hasta el siguiente pueblo que estaba a 3 km.
Alli decido coger la carretera N-525 que en 15 Km me deja en Puebla.
Antes paro y me pongo hielo. Despues del receso sigo por la carretera, que alivio!! Salvo el viento, puesto que hoy ha cambiado el calor por el tiempo.
Al final me quedo en el primer albergue que veo en el pueblo y me pongo a hacer la rutina de siempre, ducha, colada, escribir blog y luego comer y masaje

jueves, 4 de agosto de 2011

Dia 9: Etapa dura

Me levanto con sueño, pero comienzo la etapa ilusionado con recortar los kilómetros que llevo de retraso a la planificación.
Me abrigo con lo que puedo y salgo. Antes de llegar a Zamora me pierdo un poco.
Poco después llego a zamora, me ha gustado mucho así que he parado un poco para hacer fotos, aquí me han pillado los mellizos de valladolid. Los tíos van como una moto. En mis 20 km ellos han hecho casi 40.
Primer problema, al salir de zamora me equivoco y me voy por el camino portugués y no por la vía de plata. Así que 8 Km de regalo.
Luego comienza el terreno a bajar y aprieto. Mal asunto, el transportin no aguanta los meneos y se desarma. Ya empezamos.
Una vez recompuesto todo, vuelvo a la carga, empieza a endurecerse el día, el terreno y el calor. Voy parando por los pueblecitos pero poco por que hay que recortar.
En otra de esas puneteras bajadas, zas, se rompe un tornillo y se queda dentro. Joder, como recompongo esto!! Al final puede sacar el tornillo y otra vez a montar el transportin.
Desesperado y cansado paro a comer, todavía me quedan 30 km. Comiendo coincido con dos sevillanos, de dos hermanas, que también viene haciendo el camino en bici. Pero parece que lo hacen en moto. Llevaban 100 km ya, y yo solo 65.
Bueno continuo mi odisea, al salir de comer, pinchazo!!
Menos mal que llevo un bote anti pinchazo que se lo echo y parece que aguanta.
Estos últimos 30 km, se me han hecho eternos y durisimos, prácticamente en subida, calor y ya me dolía todo, manos culo y pierna.
Lo único bonito las vistas del rio elba.
Al final he recuperado la planificación y me he hecho casi 100 km.
Mañana la etapa parece dura y con subidas. Ahhh

Dia 8: recuperando la pierna y kilometros

Después de la copiosa cena, me levanto con ánimos de recortar kilómetros y siempre que la pierna me deje.
Atrás dejo el albergue de fuente roble y salgo zumbando.
Hace frío y a medida que cojo velocidad paso mas frío.
Empieza la etapa por los clásicos caminos de tierra que son un sube y baja constante pero no son duro.
En un cruce se plantea la alternativa de subir al pico o desviarnos por pedrosillo, cojo esta ultima opción que es la recomendada para bicicletas y no tengo la pierna para tonterías.
Sigo con el sube y baja, pero aparecen bajadas mas pronunciadas, así que acelero. Al final de la cuesta ya en el pueblo veo que la bici no frena un pimiento. Joder se ha roto el freno. Intento cambiar las pastillas pero no puedo. Solo puedo frenar con el delantero. Menos mal que toca carretera comarcal.
Sin apenas problemas llego al momento en el que hay que volver al camino por tierra y decido seguir por la carretera, solo me quedan 22 km a Salamanca y por carretera apenas se frena.
En Salamanca quedo con Auxi y su niña, una compi de trabajo que estaba allí y nos tomamos un desayuno mientras arreglo la bici. Ya puestos le coloco a la bici unos frenos hidráulicos, me ha costado una pasta.
Visito la bella Salamanca y salgo de nuevo al camino.
Empieza a pasar factura los kilómetros y me bajo de la bici de vez en cuando.
Al final, he hecho mas de 100 km y me quedo a 20 Km de Zamora, que era lo planificado.
Espero que mañana recupere del todo la pierna y el tiempo perdido

Día 7: Al final mejor

Después de estar en el hotel a base de hielo y masaje en la pierna y de dormir 12 horas me levanto con pocas esperanzas y con la intención de llegar al siguiente pueblo para ver opciones.
Desayuno y voy pedaleando con mucho miedo, en cada repecho me paro y voy andando. Así llego al pueblo, visto que avanzo relativamente rápido prefiero ir avanzando andando y en bici para intentar llegar lo antes posible a Salamanca para tomar una decisión.
El siguiente pueblo, Baños de montemayor, tiene un balneario y después de ir subiendo, medio andando, medio en bici, me planto en balneario para darme un masaje, pero tenia que pedir cita, así que prosigo.
Toca subir el puerto de Bejar y cambiar de comunidad, de extremadura a castilla y león.
Bueno, no se sube completo y yo lo hice andando. Luego una impresionante bajada por un frondoso follaje hace que me vuelva a sentir otra vez ciclista.
Poco a poco la pierna va mejor puesto que en cada pueblo pido hielo para mi pierna.
La bajada pasa factura y tengo que apretar todos los tornillos de la bici.
Tenia que llegar hoy a Salamanca, según la planificación inicial y al final me he quedado a solo 50km y además cojo. Estoy emocionado.
En el albergue me encuentro a mis compis sevillanos que se asombran al verme, ya que me dejaron cojo en el hostal.
En el albergue cenamos en plan familia con alemanes, mis compis y dos mellizos de la asociación de amigos del camino de Valladolid

miércoles, 3 de agosto de 2011

Día 6: Problemas serios

Al despertar seguía la molestia en el cuadriceps apelar del hielo, estiramiento, ibuprofeno y cremas antiinflamatorias, asi que decidir ir tranquilo. Andoni, salio pronto y yo salí con los sevillanos, que iban mas despacio. Parece que despacio y sin forzar la pierna responde. Así que me voy alejando de los dos nuevos compañeros.
Primer problema, sobre el kilómetro 20 me pierdo y cuando estoy dando la vuelta pincho. Y eso que tenia camaras antipinchazos.
Pues nada, a cambiar la camara. Desmonta rueda, alforjas y demás historias. Al retomar el camino de nuevo me vuelvo a encontrar de nuevo con mis antiguos compis.
Vamos juntos un par de kilometros pero empieza a darme la lata el trasportin. Toca apretar todos los tornillos que estaban flojos de los botes de la etapa anterior, asi que me vuelvo a quedar solo.
Aprieto un poco y ... Zas... Segundo problema, Latigazo en los tendones del cuadriceps, joder joder.
Pues nada andar hasta caparra que hay agua y ver que hacer. 6 km andando, llego al arco de caparra. Muy bonito pero solo hay maquinas expededoras, nada de alojamiento. Por suerte, repongo agua y me encuentro con mis compis. Decidimos ir por la carretera en lugar de los carriles asi que preguntamos como ir, y me comenta que hay un hostal cerca, 8 km. Arrancamos los tres en bici al ser cuesta abajo pero a la primera cuesta me pongo a andar y ellos se marchan. Pero, los veo venir de nuevo, nos habíamos equivocado.
Bueno, pues nos metimos por unos caminos pensando que se acortaba y hemos estado tres horas perdidos por el monte.
Al final volvimos al inicio y tras 8 km, de andar y pedalear a una pierna, me encuentro en el hostal. Hemos comido unos bocatas y yo he pedido una habitación. Es un hotel de carretera pero no hay opciones.
Ducha, cama, aire acondicionado e hielo para mi pierna.
Mañana creo que ire andando al pueblo 15 km, y pasado vere como estoy. Me temo que se acaba mi aventura.

Día 5: Perdida e inicio de lesión

Amanece el día y tras tomar un desayuno en el albergue, continuamos el camino hacia casar de caceres dejando atrás a la monumental caceres.
Vamos rodando pero me veo con menos fuerza y el cuadriceps empieza a dar la lata. Llegamos a casar sin problemas mayores.
Ya camino del embalse de alcantara, la cosa se complica. Trialeras, subidas y bajadas impensables llegas de arena y piedra suelta hacen que caiga un par de veces al suelo. Aranazos y poco más. Las vistas al embalse son espectaculares. Pasamos por el tercer gran río, el tajo.
Desayunamos en Cañaveral con unos moteros, después de tomar fuerzas. Subida empinadisima que obliga a subir a pie. Seguimos por los caminos de cabras hasta grimaldo, la mejor zona, pinos, zonas verdes, arroyos, etc.
Luego cogimos la nacional, que gozada diez kilómetros cuesta abajo y sin coches. Pero las cosas buenas son efímera y volvemos a la realidad, vuelta al camino pedregoso pero ya con el calor intenso, divisamos a lo lejos galisteo, mi objetivo planificado y, aunque íbamos bien de tiempo, le digo a Andoni que igual finalizo la etapa para que mi pierna descanse que me estaba dando mucho la lata.
Pero, de repente nos perdimos, como es normal, vuelta al punto de inicio y a buscar la dichosa flecha. Al no verla decidimos cruzar campo través y aquí empieza la odisea de salta vallas, abrir alambradas, meternos en campos de regadíos llenos de barro, andado con la bicicleta. Todo ello para cruzar un río, que parecía imposible cruzar a pie.
Desesperados volvemos atrás todo lo sufrido para avanzar y leemos con más detalle las indicaciones, por fin vimos la flecha oculta.
Cerca ya teníamos el bello galisteo. Al llegar al albergue estaba abierto, sucio y sin nadie
Al llamar la hospitalera quería que fuéramos a la piscina a pagarle, así que nos peleamos con ella, por la falta de servicio.
Al final cena, con otros tres peregrinos, uno que venia andando y dos sevillanos que venían en bici y ya coincidimos la primera etapa.